Menú Cerrar

PIDO PERDÓN

Hoy  pido perdón profundamente, a todas las familias que tenían pensado apuntar a sus peques a los, ya tradicionales, campamentos de equitación en La Hípica de Grajera. Y, sobre todo, pido perdón a esos peques que querían volver a disfrutar o conocer por primera vez mi campa, a los caballos y el maravilloso mundo ecuestre, en mi casa, en mi pueblo, en mi hogar, en la hípica en la que yo aprendí y donde tanto me gusta enseñar.

No he sabido gestionar tiempos, ni ritmos, ni sentires o malentendidos, o todo un poco. No ha sido fácil, era un año raro, pero lo realmente grave es que no he sabido poner por encima, o por delante, o donde fuera, en su sitio, lo que es lo importante: el regalo educativo y experiencial que suponen los campas de equitación para participantes y familias. Lo siento.

Este verano no hay, pues, cursos infantiles de equitación en La Hípica, tras 7 años consecutivos haciéndolos. Me hace estar muy triste, pero muy convencida, a la vez, de que lo que hago merece la pena, es valioso, y de que cuando una puerta se cierra hay que ir corriendo a buscar ventanas. Soy autónoma, equinoterapeuta, monitora de equitación, en posesión del Galope 4, educadora social y psicopedagoga, si conoces una hípica, centro ecuestre, club hípico, o finca con caballos, que quiera sacar adelante actividades para peques y grandes, háblales de mí, llegaremos a un acuerdo, seguro.

Gracias a todas las familias, amigos y allegados que sí han participado de otros años en los cursos de La hípica, y a los que hubieran venido este 2021. Espero que el verano que viene vuelvan. Estaré atenta para que así sea.

*Sí hago los campas en la Finca Nogales de Santo Tomé, con quien desde el verano pasado colaboro en estos intensivos infantiles de equitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *